Las cuotas indican las unidades monetarias a cobrar por cada unidad apostada.

El importe a cobrar es el resultado de multiplicar la cuota por el importe apostado.

Es decir, si apostamos 10€ con una cuota de 1,5 y ganamos, cobraremos 15€, los 10 apostados más los 5 que ganamos gracias a la cuota.